Lapislázuli

La Protección del Guerrero.

Esta piedra también está disponible en formato colgante. Encuéntralo pinchando aquí, o desde nuestra sección de joyería.

4.4023.00

Limpiar
Peso N/D
Dimensiones N/D
Tamaño

Grande, Pequeño, Único

Forma

Meditación formas, Obelisco Generador extra, Pirámides

Piedra

Lapislázuli

Tipo-piedra

Lapislázuli

*Los artículos pueden variar levemente de aspecto, debido a la veta natural de la piedra.

Historia

La piedra Lapislázuli también es conocida como Lazmita, Lazulita y Lapis.

Su nombre viene del latín lapis ‘piedra’ y lázuli del latín medieval lázulum: piedra semipreciosa.

Usada para crear ese azul índigo tan característico de las pinturas antiguas, mezclándolo con polvo de las gemas y sacando así la tintura.

Medicina

Está en perfecta sintonía con la Energía Arcangelical del Michael, el Guerrero de Dios. Su medicina por tanto es una extensión de su luz: un Rayo de Protección y Fuerza Interna desde lo más profundo para abrir tu visión.

Pues es resonante de esa fuerza que a veces necesitamos para salir adelante, para saber que sí puedes, que sí vales la alegría, que sí merece tu vida implicarte y lanzarte. Y que lo hagas en confianza, sabiendo que una fuerza mayor siempre cuida de ti, siempre está custodiando cada paso de tu camino.

Para ello actúa desde dos puntos clave:

  • Desde el 6º Chakra, el Tercer Ojo, situado en el entrecejo: para ayudarte a ampliar tu mundo conocido y así poder ser conocedor de la Sabiduría Infinita.
  • Desde el 3º Chakra, el Plexo Solar: para mostrar tu fuerza innata cuando eres capaz de oír tu verdadera voz.

A la escucha

Medita con el Lapislázuli para entrar en su Medicina.

Para ayudarte a despertar tus capacidades sensoriales. Puedes tumbarte con la compañía de tu vela y colocarte 10 minutos al día un Lapislázuli en el 6º Chakra.

Si estás teniendo miedos o terrores nocturnos, si sientes como si tu energía se despliega al anochecer, duerme con un lapislázuli en tu mesilla de noche o bajo tu almohada para estar bien custodiado.

Porta un Lapislázuli sobre todo en momento de cambios para mantener tu campo energético bien cubierto durante las transiciones. Y llévalo siempre que sientas que requieres de un refuerzo de confianza en tu día a día.

Cuidados

Su dureza es de 5-5.5 en la Escala de Mohs. Aunque su dureza nos indicaría no limpiarla en agua sal, por su poder de protección es necesaria su limpieza en profundidad, así que en este caso recomiendo el método agua sal o con fuego, Ruda, Palo Santo o Salvia.

Tener mucho cuidado de no confundirlo con piezas sintéticas.

Valoraciones

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Sé el primero en valorar “Lapislázuli”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *